18 de mayo de 2024

Radio Clásica

Argentina

La carrera contra el tiempo del Teatro Real en su nueva temporada

“El Real tiene un agujero en su historia: el siglo XX”, ha arrancado Gregorio Marañón, presidente del Teatro Real, este jueves la presentación de la nueva temporada. “Estuvo cerrado gran parte de ese siglo y, por tanto, estamos haciendo una especie de carrera contra el tiempo”, ha añadido. La temporada 23/24 es un intento de recuperar esos años perdidos, pero sin olvidar ni la producción contemporánea ni a los grandes clásicos. Marañón ha aprovechado la ocasión, además, para hacer un anuncio: la renovación de Joan Matabosch al frente de la dirección artística por cinco años más: “No veo yo el momento, Joan, en el que tú dejes de programar a cinco años vista”.

Este año, el inicio de la temporada vuelve a la normalidad. En 2022 se tuvo que retrasar a octubre por las obras en el escenario, pero el nuevo curso operístico sí volverá a arrancar en septiembre. Y lo hará con Medea, de Luigi Cherubini. “Es un texto griego, convertido a libreto por un francés y con música de un italiano. Pero donde esta ópera se impuso a lo largo del siglo XIX fue en Alemania. Así que si se quiere tener una idea de la complejidad, el mestizaje y de la unidad cultural que es Europa, no se puede encontrar un ejemplo más ilustrativo que esta Medea”, cuenta Matabosch. Además, el Real ha querido dedicar esta representación a María Callas, que sacó del olvido a esta ópera, en el centenario de su nacimiento. El programa cuenta también con otra Medea, la de Marc-Antoine Charpentier, en versión semiescenificada con William Christie y Les Arts Florissants.

Una de las páginas de la programación de la Temporada 2023-2024 en el Teatro Real.

Y también se repite, más bien tripite, en la programación el mito de Orlando furioso. La más interesante de estas propuestas es la primera ópera conocida firmada por una compositora: La liberazione di Ruggiero dall’isola d’Alcina, de Francesca Caccini. “Es una obra que exalta el poder de la mujer con personajes femeninos valientes y fuertes. Es curioso el tratamiento del mito por esta autora en comparación con las otras producciones del Orlando porque aquí él es casi un juguete del enfrentamiento entre las dos magas”, explica Matabosch. Los otros dos Orlandos serán el de Handel y Orlando Paladino de Hayden en versión concierto con Il Giardino Armonico.

Además, el programa cuenta con dos grandes óperas de compositores polacos. Halka, de Stanislaw Moniuszko, con un reparto “colosal”, en palabras del director artístico, encabezado por el tenor Piotr Beczala y la soprano Corinne Winters. “Una obra que es para Polonia un poco lo que Nabucco para Italia”, añade Matabosch. Y La pasajera, de Weinberg, que cuenta la historia de dos mujeres que pasaron por Auschwitz pero en muy distintas condiciones: una como carcelera y la otra como reclusa. “Shostakóvich la consideró una obra maestra de su tiempo, pero cayó en el olvido. Está escrita por dos supervivientes del holocausto y es una obra muy incómoda porque nos interroga en lo más íntimo. Nos pregunta qué hubiéramos hecho nosotros”. Al frente de la dirección musical de La pasajera está Mirga Gražinytė-Tyla, primera y única directora de orquesta que ha firmado con Deutsche Grammophon.

Hay también un estreno absoluto: La regenta, de María Luisa Manchado Torres. Completan el programa Tenorio, de Tomás Marco, y Lear, de Reimann. Estas son las novedades, pero también hay grandes clásicos. Destaca Rigoletto, de Verdi, con el tenor Javier Camarena como Duque de Mantua (también Xabier Anduaga, que triunfo con La Sonambula esta temporada) o Madama Butterfly, de Puccini. Y en versión concierto: Carmen, de Bizet y el Dido y Eneas de Purcell con la mezzosoprano Joyce DiDonato. Y entre los conciertos: Franco Fagioli, Sondra Radvanovsky o Nadine Sierra. “Esta temporada recoge fruto del trabajo anterior, de la experiencia y los éxitos de esta última etapa. Queremos que sea inolvidable por excelente”, ha concluido Marañón.

Seguir leyendo