18 de mayo de 2024

Radio Clásica

Argentina

Crítica: Verdi por encima de todo, ‘Un ballo in maschera’ en Les Arts

VERDI POR ENCIMA DE TODO

Un ballo in maschera de Verdi. Francesco Meli, Anna Pirozzi, Franco Vasallo, Marina Monzó, Agnieszka Rehlis, Antonio Lozano, etc. Coro de la Generalidad Valenciana y Orquesta de la Generalidad Valenciana. Rafael R. Villalobos, dirección escénica. Antonino Fogliani, dirección musical. Palau de les Arts. Valencia, 21 de abril.

Crítica: Verdi por encima de todo, 'Un ballo in maschera' en Les Arts

Un ballo in maschera en Les Arts

Nueva producción de Un ballo in maschera (Roma, 1859, tras innumerables batallas contra la censura) en el Palau de les Arts firmada por Rafael R. Villalobos con cierta polémica antes de su propio estreno, fruto sin duda de su muy discutida Tosca anterior, pero recibida luego sin protestas significativas. Quizá por ser tan insulsa que no mereciese la pena molestarse en silbarla, por mucho que su autor intentase filosofar sobre su idea en el programa de mano, por cierto, sólo en pdf. No hay una época precisa sino una mezcla de vestuarios extraña y unos decorados que tampoco aclaran mucho.

Empieza con una retransmisión televisiva en la primera escena; en la segunda el papel de la hechicera se mezcla entre figuración y la propia Ulrica. En el acto segundo, el del campo de las ejecuciones, el escenario está constituido por un coche de los años sesenta, que recuerda al de Bieito en Carmen y una torre metálica de televisión, telefonía o cualquier otra ocurrencia, en donde un figurante no sabe que hacerle a Amelia y se rasca la cabeza, quizá pensándolo.

Inciso, ¡qué maestría la de Verdi al cambiar el tono del discurso musical cuando Amelia reconoce que ama a Riccardo! La misma técnica emplearía en el dúo entre Isabel de Valois y el infante Don Carlo en su obra de 1867. En la escena del dúo entre Amelia y Renato, no hay cuadro de Riccardo a quien Renato llame traidor, sino su foto en uno de los asientos-monitores de tv del inicio. Al fondo aparece una mujer que se supone es el hijo de ambos por el cariño que le demuestra su madre, pero que resulta ser el paje Oscar.

La trivialidad vuelve a surgir al simular una gran descarga eléctrica en los tubos fluorescentes del techo en el momento dramáticamente musical de la elección en la urna del futuro asesino de Riccardo y, como hay que seguir la costumbre de estos tiempos, por qué no llenar de travestis el baile de máscaras. En fin, el camino fácil de las puestas en escenas de hoy día, tener que filosofar para intentar explicar lo que no está en el libreto de las óperas y es que lo difícil es hacer de forma original e inteligente lo que sí está en ellos.

Crítica: Verdi por encima de todo, 'Un ballo in maschera' en Les Arts

Un ballo in maschera en Les Arts

Antonino Fogliani dirigió eficazmente ese magnífico conjunto que es la Orquesta de les Arts, con algún exceso de volumen que tapó a los cantantes y el coro cumplió como es habitual. Entre los cantantes fue Marina Monzó como Oscar a la que no hubo pegas que poner. Bella voz de ligera, brillante en las coloraturas y cumpliendo magníficamente en escena las instrucciones que recibió. Me dijo una vez el gran tenor Giuseppe di Stefano que para triunfar había que tener voz y corazón. Leo Nucci me presentó hace muchos años a un casi debutante Francesco Meli en un Rigoletto en el Covent Garden. Estuvo muy bien y escribí que triunfaría.

Sin embargo, le falta el corazón al que se refería su colega y eso repercute en que su bella voz y las matizaciones no lleguen a transmitir. Matizar es lo que le faltó al barítono de voz consistente Franco Vasallo, poco sutil en el canto. Montserrat Caballé -una grandísima Amelia- me dijo que ella hubiera sido una segundona en los tiempos de Tebaldi, los Ángeles, Callas, etc. Y que, en vez de Amelias o Normas tendría que haberse limitado a Manones.

Pasan las décadas y Anna Pirozzi no hubiera pasado de ser una segundona en tiempos de Caballé. ¡Qué hubiera sido en los de la generación anterior! Ya que estamos con opiniones de famosos del pasado: para Mario del Mónaco cantaron un día los caballos, luego las mulas y acabarían haciéndolo los asnos. Pirozzi sacó lo mejor en “Morró ma prima in gracia”, quedando corta y sin la potencia y los graves precisos en “Ecco l’orrido campo” y otros momentos. Agnieszka Rehlis no es la contralto que requiere Ulrica. Correcto el resto del reparto.

Éxito final para el público. Quienes tengan mi edad o más años y sean declarados aficionados a la ópera sabrán por lo escrito a qué atenerse. Los más jóvenes, olvídense de todo lo anterior, vayan y disfruten con la música de Verdi, porque tampoco van a poderla escuchar mejor servida hoy día a menos que tengan a Netrebko, Radvanovsky o Beckzala. Hay lo que hay.

Gonzalo Alonso


The post Crítica: Verdi por encima de todo, ‘Un ballo in maschera’ en Les Arts first appeared on Beckmesser.