18 de mayo de 2024

Radio Clásica

Argentina

Critica: Policias y ladrones, sátira zarzuelera de nuestros días

SÁTIRA ZARZUELERA DE NUESTRO DÍAS

Tomás Marco: “Policías y ladrones”. César San Martín, Miguel Ángel Arias, Alba Moreno Chantar, César Arrieta, María Hinojosa. Coro y Orquesta del Teatro de la Zarzuela. Director musical: José Ramón Encinar. Directora de escena: Carme Portaceli. Teatro de la Zarzuela, 18 de noviembre de 2022.

Escena de «Policías y Ladrones»

Sin nuevos contratiempos accedió por fin al escenario del Teatro de la Zarzuela de Madrid “Policías y ladrones”, composición de Tomás Marco sobre libreto de Álvaro del Amo, que trabajaron duro en su momento para atender el encargo del entonces intendente del coliseo Piero Pinamonti. A finales de 2016 se daba fin a la elaboración de la obra, cuya pretensión era trazar en clave farsa, de sátira, un retrato animado y crítico de un estado de cosas lamentablemente frecuentes en el terreno de nuestra vida pública. Un retrato vívido y agudo de ciertas forma de corrupción política.

A cinco o seis años vista las cosas ya no son como eran y los personajes presuntamente aludidos han perdido actualidad, pero la visión general del fenómeno continúa estando vigente. La obra consta de cuatro partes, distribuidas en catorce escenas, y un final y se sigue con facilidad dada la amenidad de la narración, la alternancia de las situaciones y el engarce preciso entre unos cuadros y otros. El libreto de Álvaro del Amo es ágil, punzante, contrastado, alusivo y posee las adecuadas dosis de humor con la correspondiente moraleja. Una muestra más del talento narrativo del escritor, que hace años ya hizo una excelente labor como adaptador de tres libretos de zarzuelas.

Todo ello aparece ilustrado por una música estilizada, colorista, variada, fluida y bien ensamblada al texto, integrada, como en los viejos tiempos, por números de distinto signo: solos, dúos, tríos, conjuntos varios, coros, y un chispeante quinteto que cierra la primera parte. Un modelo de construcción contrapuntística, de imitaciones y cruces de líneas, de ataques inesperados y de acelerada rítmica, cerrado por un virtuoso concertante revelador de la soltura que en su madurez ha adquirido el compositor, que según propia concesión ha elaborado una música que sigue los parámetros y mantiene la estética que viene defendiendo últimamente.

A lo largo de la partitura se comprueba que Marco mantiene un lenguaje que entrelaza y combina elementos de diverso signo y que él mismo reconoce: pasajes tonales y modales, escalas exóticas, atonalidad y serialismo, incluso compases microtonales y bruitistas. En una amplia panoplia que se va administrando con inteligencia y sentido teatral y que puede considerarse a veces como emparentada con el tradicional minimalismo y que se acoge, como afirma Germán Gan a un “sano eclecticismo indispensable para dar cuenta de la diversidad sonora actual: “del canto lírico al recitado, de la insinuación melódica de marcos clásicos tradicionales a fórmulas cercanas a las músicas populares urbanas, tanto en implicaciones armónicas como rítmicas”.

La música de Marco fluye, amena y contrastada de principio a fin tocada por una orquesta en la que han de lucir las percusiones a menudo apoyadas en timbales y bongós, que animan el continuo discurso que adopta con mucha frecuencia aspecto danzable. Música espumosa, transparente, vivaz, elocuente con pasajeros remansos líricos, emanados singularmente de los dúos entre la hija del policía y el hijo del corrupto. Puede que en ocasiones pese un poco el continuo empleo de los parches y que pidamos una mayor variedad de registros, de un colorido más vivo y contrastado. Y a veces nos parece que hay demasiada música y poca palabra si pensamos en las características habituales de la zarzuela. Claro que esta es de otro tiempo.

Pero no puede negarse la habilidad de la pluma para engarzar ritmos sin solución de continuidad y para dotar de intensidad a determinados momentos, en los que el Coro tiene también ocasión de lucirse. Por momentos nos dejamos llevar por aires valsísticos o esquemas de música pop. Y hay citas. Por ejemplo, en la última escena, una de “La verbena de la Paloma”: ”mi chi-no-no” (“Un mantón de la chi-na-na”). O, previamente, Una mención del inicio de “Los remeros del Volga”; o de la “Habanera” de “Carmen”…

No se exige gran cosa a las voces. Se sigue una línea vocal, reconoce el compositor, basada en la semántica y la prosodia del idioma, que es algo que se aparta en buena medida de lo que escriben los músicos contemporáneos y que Marco dejaba bien consignado en su cantata “La isla desolada”. A los cantantes no se les plantean grandes retos. El personaje central, Presunto implicado, un barítono, tiene una escritura más bien central. Lo cantó estupendamente César San Martín, de emisión franca y fácil, sin problemas, fraseo bien cincelado y soltura en la dicción. Al Policía, un bajo, se le piden en ocasiones algunas notas bastante graves –puede que incluso un Fa 1- que emitió con cierta facilidad y escaso relieve Miguel Ángel Arias, voz tonante más bien opaca no muy redonda, pero de buena pasta.

La pareja de jóvenes, ella hija del Poli y él del político corrupto, estuvo aceptablemente servida por Alba Moreno Chantar, soprano lírico-ligera de canónica emisión y timbre espejeante, y por el tenor lírico-ligero César Arrieta, de corto volumen y agudo incierto, pero de tinte muy agradable. María Hinojosa, soprano de amplio aliento, más lírica que ligera, cantó con calor y vis cómica con alguna agilidad peligrosa. Evidenció buen arte y un vibrato excesivo. Bien todos los demás actuantes, con mención especial para el Chino de Carlos Cañas. Bien el Coro, como casi siempre, gracias al trabajo de Antonio Fauró.

Y a buen nivel la Orquesta de la Comunidad, con la que Encinar ha trabajado a conciencia una partitura que sin duda aprecia y en cuyos entresijos se ha metido hasta el fondo. Los cambiantes ritmos no fueron obstáculo y todo pareció estar en su sitio.  Como la puesta en escena de Carme Portaceli, de sesgo minimalista y que busca la complicidad de la imaginación del espectador. Una gran puerta giratoria, situada en el centro de la escena, funciona como la entrada de la cárcel o la de un hotel. Alrededor hay una rampa que se mueve constantemente y unos círculos concéntricos que dan vueltas. Todo muy limpio, práctico y eficaz. El público aplaudió con ganas. Y todos saludaron muchas veces… Menos los autores de la música y del libreto. Ignoramos lo que pudo ocurrir para que se produjera este dislateArturo Reverter

The post Critica: Policias y ladrones, sátira zarzuelera de nuestros días first appeared on Beckmesser.