12 de abril de 2024

Radio Clásica

Argentina

Crítica: Alexander’s feast de Händel por el CNDM

Un Haendel menor bien construido

Alexander’s feast” de Haendel. Joshua Ellicott, Sophie Bevan, Peter Harvey. The King’s Consort & Choir. Robert King, director. Ciclo barroco del CNDM. Auditorio Nacional. Madrid, 26 de marzo de 2023.

Momento de Alexander’s Feast en el CNDM (c) Rafa Martín

El CNDM ha apostado fuerte por Haendel, programando últimamente “Alcina”, “Solomon” y este “Alexander’s feast”, siempre con conjuntos especializados de renombre.

Alexander’s feast” es un oratorio y no una ópera, que no pasa de ser una obra menor dentro del prolífico catálogo haendeliano. Se dio a conocer en el Coven Garden londinense en 1736, en un momento de crisis en las dos principales compañías de ópera y tras la marcha a Italia de los famosos contratenores de la época Senesino y Carestini. En poco tiempo Haendel compuso esta partitura que poseía una duración demasiado breve para lo que se consideraba un oratorio, por lo que añadió un concierto para arpa y orquesta en si bemol mayor y un concerto grosso en do mayor. De ambos el King’s Consort sólo incluyó el primero y realmente habría sobrado, ya que, insípido, no aporta nada. La riqueza de su orquestación fue retratada por un grupo de dieciocho coristas, perfecto en sus intervenciones y un conjunto instrumental de algo más de veinte atriles, con predominio apabullante del elemento femenino, que ocupaba todas las sillas de violines y violas. La música intenta reflejar los estados de ánimo del banquete de Alejandro Magno en su conmemoración del triunfo sobre Darío, el amor por su amante Thais, el saqueo de Persépolis y la invocación a Santa Cecilia por la gracia sagrada con la que obsequió a la humanidad. Todas las escenas guiadas por Timoteo y su lira, a quien se refieren los intérpretes, entre lo que en esta ocasión no había ningún contratenor, probablemente por la marcha a Italia de los citados anteriormente.

Hay páginas muy líricas, que fueron principalmente expuestas por la soprano Sophie Bevan, de caudal amplio y atractivo timbre. También de mayor bravura a cargo del tenor Joshua Ellicott y el bajo Peter Harvey. El primero estuvo acompañado por una trompeta en el aria “Give the vengeance due” y el segundo por dos trompas, junto al coro, en el vibrante «Bacchus, ever fair and Young”. Resulta muy positivo y de agradecer que los cantantes que acompañan a estos conjuntos historicistas reúnan habitualmente una calidad indudable, aunque no suelan ser grandes figuras.

El público disfrutó de la poco más de hora y media de una música agradable y bien ejecutada por solistas, coro, orquesta y la cuidada dirección de Robert King. Gonzalo Alonso

The post Crítica: Alexander’s feast de Händel por el CNDM first appeared on Beckmesser.